lunes, 26 de mayo de 2014

Me quedaría contigo

¡Mueve todo lo que quieras y esté por llegar,
 como siempre!
 dejamé aquí después,
bailando sola,
 haz como que no me ves
y llevamé contigo si,
 intenta ponerme a prueba después,
 si lo necesitas,
 huye de mi si no te atreves,
 pero vuela.....,
 no te quedes conmigo aquí,
 mirando al techo,
 no me condiciones.....
 ni me confundas.....
 la pasión viene y se va,
 tu ya lo sabes,
 no tiene porque acabar matando ni dejando huellas,
 solo se va,
 y sabes que puedes venir cuando quieras,
jjjaajaaa, lo sabes,
 eres lista ¿siempre lo fuiste?
 Si tuviese que elegir entre el amor y el sexo.......,
 me quedaría contigo .......lo sabes,
 Si tuviese que decir.....
diría.....
 hola pasión, ¿ya estas aquí?
 y te sentaría después conmigo,
 ¡a tomar el té si me dejases!
 pero sueles venir con prisa
 ¿porque? ¿alguien te espera?

jueves, 8 de mayo de 2014

El arte de ser humano

 Quiero arañar mis letras con tu sexo,
 morderlas como jamás lo hice contigo,
 romper el mundo en un minuto
 para montarlo, después, contigo.
 Quiero habitar los cuatro puntos cardinales de tu cuerpo,
 hablar a oscuras solo de cosas bonitas,
 suponer sabiendo,
saltar la vaya cuando lo necesite.
 Quiero bajarle la cara a la envidia,
 ponerla de rodillas
 hasta que se invente como a ella le gustaría,
 caminar complacientes,
 satisfechos de ello.
 Quiero acallar la cuna,
 la duna,
 la marea,
 buscar lo erótico del poema,
 mientras la metáfora va calando hasta los huesos.

martes, 6 de mayo de 2014

Poemas

 No podrán quitarme los versos
 ni los besos si también son tuyos.
 Escribir bajo el deseo,
 delante de el,
 mirando de frente,
 sin perder el tren,
 acercarme otra vez a ti,
 así.....
 en el abrazo largo de tus manos,
 .....en el roce eterno de tu piel,
 así.....
.deambulando entre el amor y el verso,
 haciéndote pasión cuanto mas te alejas,
 entre horas que no se ven y palabras que no marchitan.
 El amor no es ciego,
solo hay que saberlo mirar,
acercarse poco a poco,
con la incertidumbre pero sin miedo,
reafirmando en un continuo latir
que Dios existe y sabe serlo.
 He contado los días que tengo para echarte de menos.
 Ayer,
 la luna gopeaba en la soledad
que aún quedaba cuando estamos juntos,
 quería defenderme,
decir una palabra,
darle un motivo para que el golpe no doliese,
 pero quería doler,
 quería enseñarme lo que yo ya sabía.