martes, 19 de noviembre de 2013

La vida sin sostén

Vivo en una ciudad que no vivo,
 en un barrio que no comprendo
 y en un pueblo que aún no es pueblo pero tiene un bonito río abandonado,
  y un hermoso huerto.
 La vida es muy astuta y tenaz,
 siempre un ás en la mano,
 para cuando crees tenerlo todo controlado.
 Los árboles planean,
 las piedras ven,
  cuando abro y cruzo las piernas sin sostén.
 Hay un mundo en cada esquina,
 una vida nueva en cada verso,
 todo tán cerca ... tán lejano,
 no sé que hacer para que me vean
 sin acabar mirándome sin ver.
 El alma tiene alas....
no cesan de caer,
 los árboles planean,
 las piedras ven,
 cuando abro y cruzo las piernas sin sostén.
 No sé que siento cuando lo hago,
 siempre por última vez contigo,
 y tampoco lo que siento si me voy
 y la vida sigue viviendo sola.
 Me gusta ir descubriéndome en la calle
 y decidir en que bar  tomaré el café.
 Los árboles planean,
las piedras ven,
 mientras abro y cruzo las piernas sin sostén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario