sábado, 19 de octubre de 2013

La Santa ciudad

Quiero que la rabia no me coma
 y que además me sirva de algo.
 Quiero irme de aquí,
 .....sin pensar,
 .....sin creer que estoy huyendo.
 No sé si rendirme
 o acabar contigo,
 .....seguir luchando,
 ....esperar que habite un Diós y te intuya,
 hacer como si nunca pasase nada,
 ....seguir olvidando.
 La única, la viuda, la bruja
 y la santa ciudad.
 No se que me pasa cuando te miro,
 que no estamos solas,
 que no estamos todas
 ni somos lo mismo.
 Llevamé contigo, un día,
 que pueda verte,
 y el resto dejamé tranquila,
 viviendo a mi manera aunque sola.
 No quiero perderte mas,
 .....ni caminar mas contigo cuando no te tengo.
 Dejamé creer y crecer libre,
 en una ciudad puta pero salvaje,
 una ciudad virgen,
 con menos ciudadanos y con más moral.
 Dejamé contarte al oido lo que me has quitado,
 y como me lo has regalado después
 haciéndome creer que lo habia soñado.
 Atreveté, tú, después, a susurrarme
 que todos los que te han vivido
 han merecido tu pena
 y también la mía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario