domingo, 17 de junio de 2012

El abrazo del placer

El vino de la muerte y la resurrección penetra
dejando desnuda la garganta al hablar,
sigue bajando pasando por el pecho
donde la vida y la rabia se atreven a ser,
¿no se atreverá a dejarme sola
antes de acabarme esta copa?
amenaza con  voz aguda  la reina de la noche
la voz de los caídos,
la musa del montón,
 bebe porque detesta la soledad
y  besar a los hombres que le dan de comer,
se abre de piernas y piensa :
¿tendré suficiente para pagar el alquiler?
 así los días suceden ,
a veces agudos y otros sin voz,
mientras ella cobra y el vuelve a nacer,
la vida da muchas vueltas, piensa el poeta,
es una tormenta enamorada,
una tómbola atascada,
un cajón de arena y miel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario