lunes, 19 de marzo de 2012

Cuando nada exista

Perdonen los amigos que nunca fallan
el fallo de escapar
creyendo estelas altivas,
vuelvo a vuestro lado desnuda
sedienta, con el alma encojida
y  pensando que no merezco os encuentro
¿quien sino vosotros estará
 cuando nada exista?
y tras vinovino el camino
se torne de verdes ciudades
de campos de trigo y de azul caminar
mis niños, mis hermanos,
mis sabios y mis pintores
ninguna discusión fue inútil
ni tonta ni vacía
solo fué y seguirá en compañía
cuando el alma ama y grita
bajo esa nota una melodía
¡Y ni tiraban mas dos carretas
ni eran tan grandes esas tetas!

1 comentario:

  1. Bueno, bueno, bello poema, si señorita, así se escribe, mil besos.

    ResponderEliminar